El deporte no construye el Carácter, lo revela

“Nuestras convicciones más arraigadas, más indubitables, son las más sospechosas.

Ellas constituyen nuestro límite, nuestros confines, nuestra prisión.”

  José Ortega y Gasset

 

Necesito entrenar porque solo al untar mis manos en magnesio y al clavar mi mirada en la barra recupero mi identidad.  La necesito cerca de mí, quiero agarrarla con fuerza y sacudirla. Ella se ha convertido en una extensión de mi cuerpo, en una prolongación de mis emociones que se descubren en cada repetición, porque cada repetición es una oportunidad de gritar a la vida que estoy vivo y deseo superándome agradecer todo lo que me ha dado.

No se trata de powerlifting ni culturismo.

Se trata de encontrar la forma con la que puedas manifestar tu forma de entender (sentir) la vida. Ésta puede ser pedaleando, entre zancadas, surcando aguas, o sobrevolando varias cabezas para encestar el balón.

Qué sé yo…

¿Hacia dónde nos conduce el deporte a cada uno de nosotros?

Pues no lo sé, solo sé que un día donde has dado lo mejor de ti, es un día vivido.

¿Qué es sino la vida?

Vivir.

El deporte no deja de ser una de las múltiples formas que existen de encontrarse con nuestra parte más primitiva. Una manera de alejarnos del caótico orden, de las normas, de las tristes ciudades que empañan nuestros sueños con el ruido del tráfico, las desgraciadas noticias que hay a diario.

No entiendo el deporte sin pasión como no entiendo la vida sin amor.

Por ese motivo me desconcierta la gente que continua sin resultados sumergidos en un deporte en el que no hay mayor interés que un resultado en forma de número o estético solo por agradar a los demás.

Para, detente.

Existen decenas de deportes, encuentra el tuyo y sé feliz. Solo siendo feliz con lo que haces podrás exprimir todo tu potencial y eso se traduce en resultados. No te esclavices en algo arrastrado por corrientes que quizás solo ven en ti, no a un deportista, sino un consumidor en potencia.

Hago esta reflexión cuando veo en los gimnasios usuarios que llevan años perdidos buscando estrategias que hagan posible su propósito pero lejos de toda implicación.

No puedes exigir que el gimnasio te devuelva nada, el gimnasio es generoso con quien se dedica en cuerpo y alma, y sobretodo este segundo aspecto y es que el cuerpo en ocasiones no irá más allá sino dispone de un corazón que empuje del carro.

Nos complicamos en buscar métodos complejos obviando que la complejidad es mantener la simpleza a la largo de los años.

Y esto sin pasión es imposible mantenerlo.

vlcsnap-2014-10-30-13h50m25s223_Snapseed - copia

Mira dentro de ti, y no tengas miedo a que vayas a encontrar, porque solo tú tienes la respuesta.

¿Nos echamos un entreno?

Un abrazo, y recuerda:

Sé feliz.

Referencias:

Título “El deporte no construye el carácter, lo revela.” del periodista Heywood Hale (1918-2001) comentarista deportivo estadounidense

Fuente

By |2016-09-02T14:50:14+00:00febrero 24th, 2016|Reflexiones y Opinión|2 Comments

2 Comments

  1. David 23 abril, 2016 at 13:52 - Reply

    Me ha gustado el texto.

    Es tuyo? o una traducción/adaptación de ” “El deporte no construye el carácter, lo revela.” del periodista Heywood Hale (1918-2001)”‘?

    No conocía a ese periodista.

    Me gusta tu filosofía de entrenamiento. Si pudiera permitírmelo serias uno de mis candidatos a
    entrenador virtual. 🙂

    Saludos y gracias por la motivación. 🙂

Leave A Comment